Taller Kelluwen con Adriana Gewerc

Taller Kelluwen con Adriana Gewerc

taller Kelluwen 22junioDesde miedo y reticencia hasta frustración por sentir que no avanzábamos. Y luego, alegría y una sensación plena, el saber que ha valido la pena. Hoy los chicos tienen sus trabajos y sienten que han hecho ellos mismo algo, que han construido algo, ellos sólos, un producto que es expresión de ellos, que es único y que además está en la web, abierto para todos. El ver su interés y su emoción al empezar a construir sus blogs y su asombro al tenerlos nos confirma que el proyecto ha dado frutos, dijo ayer 22 de junio, una profesora de Lenguaje del Instituto San Nicolás de Valdivia refiriéndose a las emociones que había experimentando haciendo Kelluwen.

Catarsis, retroalimentación, impartición de conocimiento y búsqueda de nuevos caminos han aflorado ayer en el taller Kelluwen donde Adriana Gewerc, asesora del proyecto y académica de la Universidad de Santiago de Compostela hizo de maestro de ceremonias, compartiendo, conteniendo, escuchando testimonios y ofreciendo pistas, ideas y know-how desde su experiencia en integración de las tecnologías de la información y la comunicación y el significado de la enseñanza en ese contexto.

Dividido en tres tiempos, el taller se inició con testimonios de los profesores de los colegios que este semestre han iniciado los pilotos de Kelluwen, en base a los cuales Adriana Gewerc incidió en la filosofía, el espíritu de la Web 2.0 y su base teórico – tecnológica. En este sentido, la académica afirmó que la Web 2.0 “más que una cuestión concreta es una forma de pensar”, apoyada en tres pilares: el encontrar y recuperar información, el colocar e incorporar contenido y, sobretodo, el compartir este contenido, vertiente que ha determinado que la cantidad de información en la web sea exponencialmente mayor. El espíritu detrás de la Web 2.0 es por lo tanto, más allá de la bitácora, YouTube, twitter y todas las demás herramientas, el construir nuevo conocimiento en base a compartir contenidos. Ello representa, en palabras de Gewerc, un momento de revolución de la web porque abre un abanico de posibilidades y permite la proyección de valores culturales, de ideas de gente común, que se vuelven protagonistas de la creación de contenido, de maneras de relacionarse con el medio.

Durante el segundo tiempo, la maestro de ceremonias1 abrió e invitó a participar del juego de los sombreros: profesores, tesistas que los acompañaron en el primer pilotaje e investigadores de Kelluwen se fueron poniendo sombreros, desde el de las emociones, pasando por el sombrero del abogado del diablo, el de los datos puros o el de los “negativos”, roles que les permitieron expresar una gama de emociones, ideas, sugerencias, hablar desde la experiencia en terreno o analizar puntos fuertes y puntos débiles de la experiencia de los primeros pilotos Kelluwen.

El taller se cerró con mesas de trabajo grupales con la finalidad de aportar ideas y propuestas para los diseños didácticos del próximo semestre. Entre las ideas que nacieron en las mesas de trabajo están la necesidad de multiplicar las herramientas para las clases de Lenguaje con aquellas que sean útiles para sus tres vertientes, lectura, escritura y comunicación oral o la incorporación de Google Maps para Historia – Geografía que posibilita construir conocimiento sobre lugares lejanos, comparar ciudades de aquí y allá o viajar a otros rincones de la Tierra.

1La función del maestro de ceremonias en una boda civil celebrada fuera del entorno habitual, es decir el juzgado, es dirigir y orquestar los pasos programados con objeto de ratificar el compromiso de matrimonio. El éxito de la ceremonia dependerá principalmente de su profesionalidad, su experiencia, su capacidad de oratoria y el control de la emotividad de los asistentes.

{gallery}galerias/tallerkelluwen{/gallery}