Las voces de los profesores hacen un balance a final de 2010 de un año de Kelluwen

Las voces de los profesores hacen un balance a final de 2010 de un año de Kelluwen

foto seminario evaluacion nov 2010Con un proyecto así se rompe finalmente la relación profesor – alumno, de quién sabe más. Las tics colocan a un mismo nivel a profesor y alumno, por supuesto ello depende de la herramienta, pero es una realidad que tenía que pasar.

Ver el trabajo en la red, ver “lo hecho” es mucho más relevante en términos de aprendizaje para los alumnos y alumnas, es más significativo…

Estamos frente a algo nuevo: alumnos cuyo conocimiento respecto a la tecnología supera el nuestro y éste tiene que ser un insumo para nuestra labor docente. Y ello los convierte en estudiantes autónomos, con posibilidad de ejecutar sus propias decisiones.

Una iniciativa así despierta el interés en los profesores, impone un cambio metodológico, son los estudiantes quienes trabajan ahora. Y es una manera particular de introducir la tecnología en los procesos de aprendizaje.

Hay que decirlo derechamente, los alumnos están más familiarizados con estas herramientas, con el trabajo en la red y, en este sentido, estamos frente a un desafío.

Fortalezas y debilidades, alguna oportunidad y planes para los meses de enero y febrero de2011 fueron las reflexiones que buena parte de los profesores de la red Kelluwen y los investigadores del equipo articularon durante  la tarde de un 22 de noviembre inundado por el sol en el campus de Isla Teja.

La motivación de los estudiantes,  el fomento de nuevas competencias de los docentes, la horizontalidad de la relación didáctica o la igualación de roles, el propiciar el trabajo colaborativo y las actividades y los contenidos conectados al currículo fueron las fortalezas mencionadas respecto al contenido. Profesores e investigadores recalcaron el compromiso de los directivos de escuelas con el proyecto, un aspecto clave para Kelluwen.

Entre las debilidades, los profesores convinieron acerca de la falta de comunicación con el aula gemela, el desajuste en los tiempos destinados a ciertas actividades de los diseños didácticos y la falta de coordinación durante el pilotaje entre el grupo de profesores y el equipo de investigadores de Kelluwen.

Una oportunidad valiosa a nivel de enseñanza, el trabajo interdisciplinario, fue puesta de manifiesto desde el Colegio San Nicolás: la posibilidad de articular un trabajo de historia hecho en terreno, con las ciencias naturales y las clases de arte fomentando que los alumnos mismos tomen fotos de zonas históricas de la ciudad, bajo la guía del profesor de arte e integrando conocimiento ligado a la naturaleza, flora y fauna del lugar.

“Reflexionar conjuntamente acerca de algo que nos incumbe a todos es lo mejor que nos puede pasar. Nosotros no nos consideramos observadores de algo que pasa fuera de nosotros, sino parte de aquello. Ello nos impide ver cosas, por un lado. Por el otro, los profesores son aquellos que están inmersos en el día a día de unas aulas reales, con unas personas reales, tiempos reales, máquinas reales. Queremos que nos tiren de la manga y nos apunten con el dedo cuando hacemos o bien, o mal las cosas”, nos comentó ayer Marcelo Arancibia, investigador principal del proyecto desde el ámbito de la pedagogía.

{gallery}galerias/tallerKnoviembre2010{/gallery}